MIEDOS DE ELLAS

En la entrada anterior (aquí somos muy de entrar…) tocábamos los miedos de ellos, así que creo que nos toca a nosotras hablar de los nuestros. El primer miedo, es nuestra cabeza, las películas que nos montamos son de Oscar, Goya, Bafta, Palma de Oro… porque la palma nos la llevamos seguro. Y es que nos juega muy malas pasadas.

El espejo, un enemigo de nuestro cuerpo, y las palabras de ellos, el mejor arma para desmontarlo, porque cuando nos susurran al oído lo que les ha gustado vernos y saborearnos hace que nos olvidemos de lo que nos preocupaba, si nuestro sabor le gustaría o no, o esos kilos de más, y es que estar totalmente desnudas a veces cuesta, hasta que llegan las caricias, los juegos, empezamos a notar que tenemos ganas de más y los miedos desaparecen para dejar entrar otras cosas que desde luego dan mucho más placer.

Seguro que doy en la diana si menciono nuestro culo, a ellos les gusta agarrar, y reconozcamos que a nosotras nos gusta notar esas manos porque es la antesala a muchas cosas más. Ay cuando lo hacen, cómo nos ponen, y cuando a la vez juegan con su lengua mientras nosotras no sabemos ni cómo ponernos del placer que nos causan, ahí se nos olvida todo.

Es curioso que a muchas mujeres se les pasa por la cabeza que son malas en la cama, ¡¡es que hay que serlo!!, y además, tenemos ese instinto animal y un cuerpo preparado para la lujuria, dejarse llevar, es la clave. No hay que tener miedo a no levantar pasiones, ellos también tienen miedo de que esa pasión no levante cabeza, pero si estáis ahí los dos es por algo, ¿no?.

Uno de los miedos que nos invade muchas veces es esa primera vez con esa persona, si le gustaré, no, qué pasará, le gustará mi olor, vuelves a asearte, y ya no sabes ni cómo ni el qué ponerte,benditos nervios. Pero con ganas siempre se supera todo si no llevan calcetines blancos, porque éso hace que todo baje menos el tanga, os lo aseguro. Y sí, a veces hay imprevistos, pero todo con naturalidad y risas se supera para el siguiente asalto.

Así que vamos a ponernos las botas con esa persona que te gusta y saca ese lado salvaje, que no deja pasar a los miedos pero sí a todo lo demás. Siempre lo digo, es importante conocer tu cuerpo y cuidarlo, saber cómo sabe y te despreocuparás. Así que podemos cabalgar sin miedo.

El otro día lo hablaba con una amiga y es que a medida que cumplimos años nos dejamos de tonterías y nos aceptamos mucho mejor y además sabemos muy bien lo que nos gusta…en todos los sentidos.

Ya no tengo un cuerpo de 20, pero mi cuerpo es un 10 dándome placer y dándolo, ya nos conocemos y sabemos de dónde cojeamos, somos cómplices hasta cuando nos da un tirón en pleno orgasmo para que no se note mucho. Y sé que a muchos también os ha pasado.

Podríamos enumerar tantos miedos… no alcanzar el orgasmo, que la otra persona no llegue, y ya no hablemos de posibles enfermedades. Pero llegados a esta edad, por qué callarnos, y es que volvemos a lo mismo siempre, confianza y complicidad, algo que a veces existe en esos encuentros de una sola vez cuando nos dejamos llevar y existe esa magia del momento. Un buen tema para otra ocasión, y más cuando sabemos que es ahora cuando muchas personas se han conocido en diferentes páginas y estarán quedando, más de uno se llevará sorpresas. Espero que muchos se dejen llevar y disfruten, aunque no nos lo cuenten. O quizás salgan corriendo porque la foto que vieron y lo que se encuentran no tiene nada que ver.

Y como siempre un placer tras otro escribiendo, me encantaría leer propuestas. Además estoy pensando que sería divertido hacer pequeñas quedadas para hablar un poco de todo… ahí lo dejo.

Hasta el próximo miércoles, deseando leeros.

G & G

Publicado por Gretta y su Garbo

A partir de los 40, la vida cambia, ¡me río yo de la adolescencia!. Pero la experiencia es un grado, y lo que queremos es complicarnos poco (o al menos lo intentamos), un divorcio y probar algo nuevo, van de la mano. Tener o no tener pareja, no evita que la imaginación vuele y a veces nos dejemos llevar...

6 comentarios sobre “MIEDOS DE ELLAS

  1. Buenos días:
    Creo que uno de los miedos en ellas, más paralizantes (y en estas lides, eso es nefasto) es el temor a sufrir daño emocional por el placer físico. Un paradójico dilema contra el que podemos emplear la frase de “el miedo es libre” contraponiendola a la implacable realidad de “una mujer, también” con lo que llegamos a la conclusión de que la libertad nos (os) proteje del miedo. Gracias, Gretta por este espacio de libertad que nos brinda cada miércoles.

    Me gusta

    1. Buenas noches, Donatien, fíjate, el miedo es libre pero mando yo, muchas veces nos volvemos pequeños ante las inseguridades o por las piedras de la mochila. Miedo a dar el paso como aquella vez y que vuelva a salir mal, pero si no te lanzas puedes perderte muchas cosas. Yo siempre digo que tengo la edad perfecta para quedarme con la culpa, pero no con las ganas. Muchas gracias por tu opinión, como siempre.

      Me gusta

  2. Buenos días. ¿Por que con carácter general “ellas” tienen “miedo” a empezar, a lanzarse…?. ¿Por qué el miedo a decir: ¡ven aquí que te voy a poner…!?. Saludos.

    Me gusta

    1. Éso de ven aquí…gusta, la verdad es que supongo que cada uno tiene sus miedos y por éso muchas mujeres no se lanzan, algo que no entiendo, más que nada porque quedarse con las ganas no es bueno para la salud o la memoria, pensando más adelante. Estoy contigo,Mac Giver, hay que lanzarse, y a ver qué pasa…porque pueden pasar muuuuchas cosas buenas. Gracias por tu comentario.

      Me gusta

  3. Hola Gretta y fijate…. miedos o dudas tenemos todos a que parte puede no gustar, es lógico y es humano salvando a los cultivadores de 5 horas de gimnasio (si….. hay gente que tiene todo eso tiempo libre) y 8 comidas iguales al día, esto es a veces como cuando vemos una grieta en casa, nadie la vé pero tú sabes que está ahí….. pues NO,,,, muchas veces no se vé. Dicho esto fíjate, no pensaba que hubiera tanta autocrítica, que el problema radicaba más en………..DAR EL SALTO…. en experiencias nuevas, en personas nuevas en afrontar el sexo de una forma natural. Así que ahi lo dejo….. ¿es un segundo miedo, es un mito, es un deseo oculto?
    Y para otro día de jo lo del nivel de exigencia que pedimos al otro….me da.. solo me da,,,, que much@s buscan a su principe o princesa azul en Tender y todo por debajo de eso es una rana. Hasta la semana que viene Gretta

    Me gusta

  4. Hola, Javidemadrid, lo del príncipe azul…como no ahoguemos a alguien, el tono no lo coge. Lo que está claro, es que todos tenemos miedos y mochilas con más o menos cargas, y liberarse de todo es la mejor opción, aunque con ayuda y complicidad, la mochila cae sola. Muchas gracias por tu opinión, como siempre, te espero el miércoles!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: