¡LA VOLVÍ A MONTAR!

Hoy me ha venido a la cabeza la cantidad de veces que dejamos volar la imaginación, para montar la película de nuestras vidas o de ese día. Y la verdad, dependiendo lo que imaginemos, vamos cambiando el final, como en aquellos libros de busca tu propia aventura, ¿os acordáis?.

No suelo entrar en un bar sola, me siento incómoda e incluso observada, aunque no me mire nadie, pero había quedado con una amiga para ponernos al día y reírnos, sin duda, la mejor medicina. Como llegaba tarde, mi cabeza empezó a hacer de las suyas, así que empecé a observar a la gente y dí con ese chico que estaba de espaldas (qué espaldas…y qué culo tan bien puesto). Así que mi cabeza comenzó a rodar el primer episodio de “me está poniendo”. Sería lo más, que se diera la vuelta y se fijara en mí, que se acercara lentamente, mirándome y sin decir nada me besara y me susurrara algo al oído, como un vámonos de aquí o incluso que me contara sus deseos… Luego la realidad es otra, si se gira, quizás cruces miradas, tú disimulas y sigues montándote la película. ¿Os imagináis que éso llegara a pasar?, creo que no me lo pensaría, sería una locura, sí, ésas que nos dan la vida, y que cada vez estamos más dispuestos a hacer.

Sólo de pensarlo noto que mi cuerpo comienza a humedecerse, nunca me ha pasado algo así con un desconocido, pero a medida que avanza el tiempo, el no, se ha convertido en un ¿por qué no?. No sé si es porque cumplir años le sienta muy bien a nuestra sucia mente, ésa que sólo se manifiesta a su antojo o porque ya los prejucios tienden a ir desapareciendo. Muchos pensarán éso de sin conocerlo llegar a algo más… me cortaría el rollo, pero en nuestra imaginación, reconozcamos que nos pone, a unos más húmedos que a otros… ¡pero nos pone!. Seamos sinceros, muchas de las mejores historias han comenzado al revés de lo políticamente correcto, con sexo y del bueno.

Y es que cuando algo y alguien nos pone hay que dejarse llevar. No sé si ese chico se girará para hacerme una propuesta indecente o no, pero si lo hiciera, no lo dudaría. Quizás porque nunca se sabe si volverá a pasar y porque con ese culo tan bien puesto, iría al fin del mundo, porque seguramente, lo demás también lo esté, al fin y al cabo es mi película y la hago a mi gusto, ¿no?. Pero claro, imaginemos que él tiene pareja, quizás le ponga tener una aventura con una desconocida, o se sienta culpable sólo de pensarlo, o quizás sea de ésos que dicen “es que siempre pollo… a veces apetece un filete” o incluso de ésos que por no tomar una decisión siguen y siguen… como el conejito Duracell pero con varios conejitos menos con el que están. Si es que hay de todo en la viña del señor.

Sólo sé que al pasar a su lado, sí, he ido contoneando mis caderas, lo reconozco, con una sonrisa, pensando, si no me dices nada, ésto es lo que te vas a perder. Quizás me miró o quizás lo hizo otro, pero era parte de la película, y es que la provocación de forma elegante siempre es bienvenida. Y mientras me preguntaba, dónde me llevaría, un hotel…, el baño no, no podría concentrarme, pensaría más en si nos pillan, aunque éso pone a muchos. Creo que un sitio neutro en plan vamos a quitarnos todo que ya no aguanto más, estaría perfecto para subir la temperatura. Cuerpo con cuerpo, sudando porque los dos lo estábamos deseando, sintiendo la respiración, el corazón acelerado, los gemidos y el deseo. Despeinándonos, sujetando nuestras manos entrecruzando los dedos para poder sentirnos aún más, y el sudor corriendo por nuestras espaldas con ese pequeño frescor que sólo el ventilador o la respiración hacen que sea posible.

Luego llega la realidad, a veces mucho más fría, pero aún queda mucha noche para que ese chico se fije en mí y quizás sea la protagonista de su película, y en vez de contonearse me invite a tomar algo, no hay nada imposible. De momento hemos cruzado la mirada y sonreído…

Imaginad, tened ilusión, todo es el motor de todo, y sin éso, el sexo no sería lo mismo. Deseando leer vuestros comentarios y quizás saber de alguna película, ahí lo dejo. hasta el próximo miércoles.

G & G

Publicado por Gretta y su Garbo

A partir de los 40, la vida cambia, ¡me río yo de la adolescencia!. Pero la experiencia es un grado, y lo que queremos es complicarnos poco (o al menos lo intentamos), un divorcio y probar algo nuevo, van de la mano. Tener o no tener pareja, no evita que la imaginación vuele y a veces nos dejemos llevar...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: