QUE CORRA EL AGUA

No sé si os pasará, hay días en los que nos levantamos llenos de energía y con ganas de sexo y otros, nos levantamos muertos de sueño y con sexo ajeno, el de los vecinos, por ejemplo. Nunca entenderé por qué gritan tanto, si no se apellidan Williams y de serenas tienen poco. En fin, al menos hoy es un día cargado de energía, y no sé qué he soñado, pero sí, me apetece sexo, así que no sé si darme una ducha fría y que se me pase o prepararme un baño de agua caliente con espuma.

Decidido, tampoco había mucho que pensar, me quedo con el baño, al fin y al cabo hoy me puedo dedicar el día, estoy confinada y nadie me va a prohibir disfrutar.

Además me apetece dedicarme ese momento, así que coloco las velas donde no puedan quemar nada y evitar que la temperatura suba donde no debe, luz tenue y muy acogedora, añado gel con un suave olor a mandarina que tanto me gusta y dejo correr el agua con fuerza, para que la espuma cubra el agua que después me acariciará.

Mientras el agua va cubriendo la bañera, me desnudo despacio, disfrutando del momento, eligiendo música de fondo…

Y es entonces cuando no puedo ni quiero evitar bailar semidesnuda mientras escucho el sonido del agua y canto con Ella y Louis, desprendiéndome de la ropa interior y acordándome de la caja de juguetes, así que descalza, desnuda y bailando, entro en mi habitación y elijo con qué divertirme contoneando las caderas y el cuerpo entero al son de la música. Cómo me gusta transportarme a otra época con el sonido del piano y sus voces.

Adoro estos momentos, donde conviertes todo en especial y te los dedicas. Es necesario disfrutar de uno mismo, pero no de cualquier manera. Así que al ver que la bañera está casi llena me deslizo entre su agua caliente sumergiendo mi cuerpo, viendo como el pecho queda a medio cubrir con la espuma acariciando los pezones, los cuales pierden la timidez. Es entonces cuando las temperaturas se funden, haciendo un guiño a las ganas. Y llega ese momento de relax antes de ponerse manos a la obra para dar placer a las zonas del cuerpo que lo van pidiendo.

Y es entonces cuando deslizo mis dedos hacia mi sexo, mojado, deseando ser abierto, acariciado, sin evitar mover mi cuerpo por el placer, sintiendo su suavidad interior en cada uno de mis dedos. Es entonces cuando rozo mi clítoris, despacio, con mimo, mientras mis dedos siguen acariciándome por dentro, y mi excitación va en aumento abriendo aún más mis piernas.

Y es que hay momentos tan íntimos, tan nuestros, donde nos dejamos llevar y escuchamos la música cada vez más lejos por la excitación. Esa excitación que nos hace recorrer cada parte excitada, cada parte esperando una caricia, sentir los poros abiertos y sintiendo los latidos del corazón al ritmo de las caricias.

Y los orgasmos llegan, tímidos, hasta que las caricias les hacen ser mucho más visibles e intensos y no puedo evitar seguir acariciándome pero con menos delicadeza, porque el cuerpo ya me pide guerra dejando de lado la sutileza, y es ahí cuando llega ese orgasmo que te estremece, y que hace que un escalofrío recorra tu espalda.

Es ahí cuando te das cuenta que has perdido la noción del tiempo y el agua está más fría que caliente, que ya no hay espuma y puedes ver tu cuerpo desnudo bajo el agua, donde tus piernas abiertas han provocado tener que apoyar uno de tus pies en la pared para poder tocarte mejor y disfrutar más. Y es cuando te das cuenta que no has utilizado ningún juguete porque tus dedos tienen magia para transportarte al auténtico placer (ellos conocen mejor que nadie cada rincón de tu cuerpo) y tu mente ha imaginado que tus dedos eran de otra persona, ésa que ha hecho que llegaras al orgasmo al pensarla.

Siempre he dicho, que tenemos un cuerpo al que mimar y acariciar, a veces de una forma y otras como hoy, con mimo, y él se ocupará del resto, de guiarnos, de moverse de hacernos sonreír cuando el agua esté fría y nos invite a salir para cubrirnos con esa toalla que lleva observándonos desde que hemos entrado en su territorio.

Así que podemos decir, que es mejor que corra el agua, al aire, al menos en esta situación.

Disfrutad de un buen baño, dad rienda suelta a la imaginación y que las caricias hagan el resto. A veces salir como una pasita, es lo de menos. Espero que me contéis algún baño que recordéis especialmente, ya sabéis que me gusta leeros.

Recordad que también podéis escucharme en Radio a Bordo, en la casilla de Buscando mi abridor.

https://radioabordoonline.wordpress.com/

Hasta el próximo miércoles, deseando saber de vosotros y vuestros baños, Yo desde luego, lo volveré a repetir, no sé si sola o acompañada…

G & G

Publicado por Gretta y su Garbo

A partir de los 40, la vida cambia, ¡me río yo de la adolescencia!. Pero la experiencia es un grado, y lo que queremos es complicarnos poco (o al menos lo intentamos), un divorcio y probar algo nuevo, van de la mano. Tener o no tener pareja, no evita que la imaginación vuele y a veces nos dejemos llevar...

6 comentarios sobre “QUE CORRA EL AGUA

  1. Aaaaaayyy
    Si la ducha hablase… Esos chorros regulables en potencia y dirección… Y teniendo una mano libre…
    Pero sin velitas ni nada, estamos a setas o a Rolex?
    (Me lo contó una amiga)

    Me gusta

    1. Indudablemente, Sr. Malo. Una vez que estamos inmersos en el placer, esos chorritos de agua sientan muy pero que muy bien, pero no voy a contar todo de una sentada… Me ha gustado la expresión, es curiosa. Gracias por escribir y leerme, es siempre un placer. Hasta el miércoles próximo.

      Me gusta

  2. Muy bueno el apunte de: “enciendo unas velas en un sitio donde nada se queme”…
    Una vez asisti a un incendio precisamente por esto…la cortina quemada, las velas derretidas y encima del mueble un satisfayer…Estaba claro.

    Me gusta

    1. Gretta , leerte pasadas las tres de la mañana , después de estar trabajando más de 15 horas … es un regalo .
      Siempre que te leo pienso si es literatura o realidad lo que escribes, y hoy he pensado que da igual, es maravilloso de cualquier forma .
      Enhorabuena y
      Felices sueños

      Me gusta

      1. Cuánto tiempo y agradecida por saber de tí, Tommy GB sabiendo ahora las horas trabajadas y que me leas, es todo un placer. Me sienta bien ser un regalo a esas horas de la madrugada donde la mente se deja llevar… Gracias por leerme pese a las horas, hasta el próximo momento que tengas.

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: