CERRANDO LOS OJOS

Hoy es uno de esos días en los que el cuerpo me pide hogar, olor a café (aunque no me guste beberlo), música de fondo y pies descalzos para juguetear con la manta. Adoro esos momentos de relax y desconexión tan necesarios en los que a veces cerramos los ojos y doña Imaginación nos abraza llevándonos a lugares sorprendentes donde somos los protagonistas y guionistas de una película hecha a medida.

Y es que soñar despierto hace que muchas veces aflore nuestro lado más salvaje y los deseos cultos, llegando a imaginar situaciones que en la vida real ni nos plateamos pero que con los ojos cerrados nos parecen excitantes. Así que ya en ropa interior y con una camiseta me dejo caer en el sofá mientras mis pies juguetean con la manta. Es ahí cuando la música comienza a sonar de otra manera y mi cuerpo se relaja obligando a los ojos a volver a la oscuridad.

Sólo entonces, es cuando Imaginación llega para hacerse notar, indagando entre mis fantasías para hacerlas tan reales… Me dejo llevar por el Jazz y la película de la que voy a ser protagonista, comienza.

Mis párpados se relajan y entonces la oscuridad se convierte en una habitación que me invita a entrar, no puedo ni quiero quedarme quieta, la curiosidad es más fuerte y mi corazón comienza a latir con más fuerza. Puedo observar como lo que pensaba que era una mesa, en realidad es una tabla totalmente perforada, tiene varios agujeros y aunque intento ver qué hay detrás de cada uno de ellos sólo encuentro oscuridad y silencio. Sin saber muy bien por qué, decido desnudarme y relajarme sobre ella.

Noto como mi espalda se siente cómoda por su temperatura agradable y mi corazón comienza a latir algo más despacio, el silencio hace que pueda escuchar su ritmo y la relajación hace que disfrute de ese momento a solas y desnuda, hasta que comienzo a escuchar murmullos debajo y es entonces cuando noto que mi cuerpo no puede moverse.

La angustia recorre mi cuerpo inerte y en ese momento comienzo a notar caricias, ahora entiendo el por qué de esos agujeros, así que lo que empezó siendo angustioso pasa a ser placentero. En mi interior algo me dice que me deje llevar, que no es malo. Varios dedos emergen por los agujeros y van recorriendo mi piel. Mis piernas, brazos, espalda y en esa mezcla de placer y miedo a lo desconocido noto como algo húmedo roza mi cuello. No sé si las caricias son de hombres o mujeres, quizás de ambos y pensarlo me excita. Me mentalizo de que estoy en una habitación del placer y el miedo desaparece mientras mi cuerpo desnudo se relaja de nuevo y disfruta de la sensación de ser recorrido por desconocidos. Cada vez noto más caricias y algunas se aproximan a mi sexo y donde la espalda pierde su casto nombre.

Nunca pensé sentir tanta excitación desnuda y sin saber quienes se estaban ocupando de darme placer jugando con sus dedos, lenguas y juguetes. Mis piernas temblaban, mi cuerpo necesitaba sentir dentro y no sabía si éso iba a suceder, hasta ahora sólo eran caricias y entonces mis piernas pudieron moverse, el placer se abrió paso y noté como unos dedos separaban mis labios húmedos para acariciar mi clítoris mientras me abría cada vez más esperando sentir más excitación.

Mantener los ojos cerrados me estaba costando, era todo tan real que no quería volver a la realidad, así que seguí en esa habitación, disfrutando de una experiencia donde el sexo era el dueño.

Cuando mi cuerpo se movía pidiendo más, noté como me penetró algo, despacio, con suavidad, era un juguete que vibraba casi tanto como yo pero era doble, y rozaba otra parte muy sensible de mi cuerpo, sin penetrarme, sólo rozándome, como si quisieran dejarme con las ganas.

Mi respiración cada vez era más fuerte, las caricias no paraban, mi cuerpo se movía por el placer, y la intensidad llegaba a mi sexo hasta que pequeñas contracciones y muy placenteras hicieron que el orgasmo llegara mientras era acariciada. Cada vez era más intenso, creo que todos estábamos excitados, no sabía si ellos estaban llegando al orgasmo conmigo o si estaban disfrutando tanto como yo o si disfrutaban dando placer, la cuestión es que llegaron más orgasmos hasta que mi cuerpo pidió relax, y fue ahí cuando los susurros desaparecieron, y sólo escuchaba mi respiración. Todo volvió a ser como cuando entré. Así que abrí los ojos y ahí estaba, sobre el sofá,con mi ropa interior húmeda y el corazón a mil.

Imaginación había enredado en mi cabeza hasta descubrir fantasías guardadas bajo llave, sabiendo que siempre serían fantasías, y las había utilizado para darme placer, creo que empieza a caerme mucho mejor aunque a veces se nos vaya de las manos o de los dedos, como hoy.

Tengo claro que me gustan los hombres, pero esa sensación de no saber… es excitante porque lo deseaba.

Seguro que a más de uno os ha pasado, fantasear, jugar y liberar la mente para sorprenderse muchas veces de lo imaginado, aunque siempre digo, que hay fantasías que siempre deben serlo y así poder utilizarlas cuando queramos excitarnos aún más, ¿no creéis?.

Sé que va a a ser complicado, pero sería interesante leer alguna vuestra, ahí lo dejo. Espero que doña Imaginación os visite hoy y lo disfrutéis.

Hasta el próximo miércoles. Recordad que también estoy en Radio a Bordo con muchos temas interesantes y sin tabúes, que es como mejor se disfruta todo, Buscadme…

https://radioabordoonline.wordpress.com/

G & G

Publicado por Gretta y su Garbo

A partir de los 40, la vida cambia, ¡me río yo de la adolescencia!. Pero la experiencia es un grado, y lo que queremos es complicarnos poco (o al menos lo intentamos), un divorcio y probar algo nuevo, van de la mano. Tener o no tener pareja, no evita que la imaginación vuele y a veces nos dejemos llevar...

2 comentarios sobre “CERRANDO LOS OJOS

  1. Huy no!!!! Quizás estar al otro lado, controlando, todavía, pero ojos vendados..
    Rotundamente no!! Será que soy hombre, y mucha información tiene que ser visual, pero lo de no saber……

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: