FANTASÍAS DE ELLOS

El otro día mencionábamos las fantasías, ¿pero cuáles son las de ellos?, algunas son muy típicas como la de tener un trío… éso les excita e impone a la vez, quizás por la responsabilidad de cumplir con ambas, porque son dos mujeres, no piensan en un hombre y una mujer, como quizás podamos hacer nosotras, así que vamos a ver si soy capaz de entrar en las cabezas masculinas y dar forma a esas fantasías, ¡qué excitante!, por fin entro en algún sitio…

Nunca se me había pasado por la cabeza acostarme con dos personas y además de diferente sexo, pero ese día me dije “por qué no”, así que me fui con él y su amiga. Supongo que las dos copas que había tomado me lanzaron a la aventura de saber qué se sentía. El era atractivo, se cuidaba y su sonrisa me cautivó, su amiga me lo puso fácil, para ella no era la primera vez, me entendía y me dijo que me ayudaría a relajarme, porque la verdad, estaba como un flan. Era una mezcla de ganas y un (pero qué estoy haciendo, es de locos).

Así que llegamos a su apartamento, al de él, puso tres copas de vino y tuvimos una pequeña conversación, sobre todo porque era mi primera vez y querían romper el hielo y que me relajara, la clave, dejarse llevar y disfrutar, que lo probara, y si no me gustaba, seguirían ellos dos. Creo que mi copa fue la primera en terminarse, es más, creo que la bebí de dos tragos. Él se acercó y me besó. Empezó por el cuello, rozando mis lóbulos hasta llegar a mis labios, los cuales se abrieron para jugar con nuestras lenguas. Y ella comenzó a acariciar mi pelo y retirarlo para ir desabrochando mi camisa acercando sus manos entre él y yo.

Comencé a bajar mi falda, dejando al descubierto mi ropa interior, quedándome en sujetador, tanga y medias negras hasta la mitad del muslo. Él dejó de besarme para acariciar mi pecho y besarle a ella. Por instinto, comencé a desnudarle y a dejarme llevar por la situación, era muy diferente a lo vivido y sin duda era éso, dejarse llevar. No había un orden, nada, simplemente tres personas deseando tener placer notando nuestra piel y respiración. Así que seguí deslizando mis manos hasta su pantalón con la firme intención de quitarlos, como haría con mi pareja en un momento dado.

No sentía celos por el hecho de que besara a otra, en cierto modo siempre estaba conectado conmigo, rozándome, acariciándome…besándome. Comenzó a subir la temperatura y nuestros cuerpos desnudos se tumbaron en la cama, y es ahí donde me dejé llevar por completo, sin perjuicios, sin miedos, sin pensar mas que en disfrutar.

Comenzó a acariciarnos a las dos hasta que se puso sobre mí, besando mi cuerpo, humedeciendo mi pecho con sus labios, bajando a mi sexo para acariciarlo con su lengua mientras notaba cómo subía mi temperatura y mi cuerpo se movía. Giré la cabeza y allí estaba ella, tumbada a nuestro lado, observando mientras se masturbaba, y él, mirándome de esa manera en la que me desnudaba aún más. Volvió a acercarse a mis labios rozándome entre las piernas, y acariciando mi pelo noté como entraba en mí, despacio, suave, pero sin llegar al fondo, jugando y dando placer mientras comenzaba a acariciarle a ella estando dentro de mí. Era tal al excitación que se respiraba y él dentro de mí que no pude evitar acariciar el pecho de ella, la cual me sonrió, quizás porque ella en algún momento se sintió como yo y recordó ese momento en el que rompió la barrera.

La barrera de la mente, de lo que nos han inculcado siempre. Noté entonces como salía de mí, despacio, deslizándose hasta el cuerpo de ella para cubrirlo con sus brazos mientras lo giraba y ella se ponía a cuatro, mirándome mientras él la penetraba con fuerza y sus pechos se movían al ritmo, así que mis manos los acariciaron mientras ella bailaba su baile y sentía placer por parte de los dos. Necesitaba tocarme, acariciarme, esa escena me excitaba, así que me tumbé y comencé a masturbarme hasta que decidí acercarme a él, y comencé a acariciar su cuerpo, a rozar mi pecho con su espalda, provocando que dejara de penetrarla para dejar su miembro entre mis manos para masturbarle y excitarle hasta el punto de que se corriera en la espalda de ella quedando exhausto, tumbándose en el extremo de la cama, entre mis piernas y las de ella.

Y ahí es cuando ella me besó y él con sus dedos comenzó a jugar en nuestros sexos, penetrándonos mientras un suspiro de placer nos inundó a las dos, nos tenía entre sus manos, introduciendo sus dedos en nosotras y acariciándonos con otro para darnos aún más placer, y vaya si lo consiguió.

Finalmente los tres desnudos, tumbados y cruzando las miradas, sí, me había gustado, nos había gustado y nuestras sonrisas se cruzaron, el placer nos había inundado.

Así que me levanté, me vestí y decidí que era hora de irme a casa. No sabía si volvería a repetirlo, pero desde luego no me arrepentía de haber tenido esa experiencia, aún tenía impregnado el olor de ambos, así que puedo decir que me acompañaron en cierto modo hasta la ducha, donde venían a mi memoria pinceladas de lo vivido, con momentos de incredulidad. Yo también había hecho un trío.

El sexo es disfrutar, sin duda, ya cada uno elige dónde y cómo. Los hombres son más de poner en práctica sus fantasías, y quizás nosotras de utilizarlas en nuestras cabezas por miedo a dejarnos llevar. Pero el estar dentro de esta fantasía me ha gustado, así que es muy posible que sigamos descubriendo esas fantasías masculinas en las siguientes publicaciones y que nosotras también debemos conocer y utilizar, dar y que nos den placer sienta muy bien.

Hasta el próximo miércoles y espero que alguno se sienta identificado. Por cierto, os dejo el enlace donde podéis escucharme en Radio a Bordo, siempre es un placer poder compartir charlas de algo tan natural como es el sexo.

https://radioabordoonline.wordpress.com/2020/10/29/complicidad-caricias-y-ropa-interior/

Espero vuestros comentarios y doy la bienvenida a los que han comenzado a seguir este blog.

G & G

Publicado por Gretta y su Garbo

A partir de los 40, la vida cambia, ¡me río yo de la adolescencia!. Pero la experiencia es un grado, y lo que queremos es complicarnos poco (o al menos lo intentamos), un divorcio y probar algo nuevo, van de la mano. Tener o no tener pareja, no evita que la imaginación vuele y a veces nos dejemos llevar...

6 comentarios sobre “FANTASÍAS DE ELLOS

  1. Un trío???
    Mmmmm Si!!! Por que no???
    En esta vida menos sexo con hombres y drogas en vena, hay que probar de todo!!
    No es mi fantasía, siquiera la he buscado, pero es relativamente fácil, un amigo (es rotundamente cierto) tras su separación, pues la de siempre… Me compro moto…. Y quiero montarmelo con dos tías!!
    Tan sencillo como buscar buenas profesionales!!!
    No se lo que le costaron aquellas dos horas, pero no deja de repetir que es algo que tiene que hacerse

    Me gusta

    1. Sr. Malo, ahora hay un amplio abanico para poder elegir e incluso cumplir fantasías. Yo tampoco soy de tríos, al menos fuera de la imaginación, que yo sepa, pero sí es verdad que los hombres, estadísticamente, cumplen más fantasías que nosotras… Pero ay, si entràrais en nuestras cabezas… Seguramente somos más abiertas que la gran mayoría de los hombres.

      Me gusta

  2. Lugares públicos,
    El baño de un restaurante, pub…
    La cuestión es el morbo de que te puedan pillar.
    En plena naturaleza.
    O buscando ponerte caliente cuando te da pudor, eso les pone.
    Que les sorprendas cuando menos se lo esperan.
    Un saludo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: