RÍETE, RÍETE…

Si hay algo que me encanta de las personas y en especial de un hombre, es la sonrisa, que me haga reír a carcajadas mientras compartimos confidencias y un buen vino. Pero claro, imagina que estás con alguien en pleno orgasmo y comienza a reírse sin parar, quizás te rías porque no sabes qué hacer o no sepas ni por dónde coger éso…

Si alguna vez te ha pasado y te has pillado el mosqueo del siglo, aquí te doy alguna explicación. Aunque también he de decir que una cosa es reír a la vez y otra que sólo lo haga uno de los dos…

Si nunca has oído hablar de la disforia postcoital, ya no podrás decirlo.

Diferenciemos cuando el sexo está siendo tan divertido y hay tanta complicidad que cualquier movimiento puede terminar en carcajadas por picar al otro, porque a veces se convierte en el juego más divertido, cuando no hay horarios y sí muchas ganas. Llevar al límite del placer a la otra persona sabiendo lo que le gusta, ser quien manda y no dejarle al otro usurpar ese puesto, da la vida, ya sea de día o de noche. A veces las ojeras no favorecen, pero la sonrisa que se nos pone nos delata, sobre todo ante quienes simplemente no han dormido.

Pero vamos a ver si nos centramos, o me centro yo, que tengo mi cabeza en el fin de semana.

Creo que si llegando al orgasmo, la otra persona comienza a reírse como si no hubiera un mañana, no entendería nada y la verdad, no sé cómo lo afrontaría, supongo que riéndome y poniendo fin, como un corte de digestión. Y por supuesto preguntando a ver qué narices ha pasado.

Claro, investigando un poco sobre ese nombrecito, resulta que no sólo puede pasar lo de las carcajadas cuando estás llegando a lo más, sino que también te puede dar por estornudar, ¿os imagináis?, sería como tener a un aspersor apuntando a tu cara, éso si estamos de frente, que si no es así… bueno, a lo mejor sería un momento refrescante.

Pero es que no sólo es éso, también te pueden dar convulsiones, una cosa es que tu cuerpo tenga esos pequeños movimientos al llegar al orgasmo y otra muy diferente es que tu cuerpo sea arrojado al otro lado de la cama o darte un golpe del susto.

Lo que está claro es que en el sexo no puede faltar el humor y las ganas. A veces los cuerpos tienen reacciones que no nos esperamos, y a todos en algún momento nos ha pasado algo o hemos intentado disimular en un momento de subidón, como cuando nos da un calambrazo y aunque nos queremos morir, nos comportamos como si nada.

Desde luego no nos rindamos, que estornuden lo que quieran o se rían hasta decir basta, pero que luego siga el juego, y si hay humedad, que no sea por los estornudos, sino porque la temperatura ha vuelto a llegar donde la dejamos y los cuerpo vuelven a ponerse a tono.

Aunque si lo pensamos friamente, a ver si el sexo va a terminar siendo un deporte de alto riesgo y tendremos que plantearnos tener a mano el botiquín especial de: toallitas, spray reflex, papel de celulosa que no irrite, y una cuerda por si salimos algo más lejos tras un espasmo… En fin, disfrutemos y riamos, que es lo que nos llevamos.

No sé si a ti te gusta el riesgo, pero desde luego si el riesgo es divertido, y él o ella lo merece, poco hay que pensar.

Y tras saber que nos pueden pasar más cosas en el sexo o quizás alguno de vosotros entender por qué os pasaron tras leer lo anterior, quiero dar las gracias por la participación en el sorteo y la enhorabuena a quien ha sido premiado, espero que nos cuente la experiencia tras recibir la sorpresa.

Muchos de vosotros me preguntabais por privado de qué se trataba, se nos está olvidando qué sentimos cuando nos sorprenden, por éso no indiqué qué se sorteaba y será el ganador quien nos lo cuente. Dejad que la vida nos sorprenda, o en este caso, yo.

Espero leeros, siempre me hacéis sonreír con vuestras opiniones y aventuras de campo. Hasta el próximo miércoles y disfrutad.

Si aún no me sigues, estoy en Instagram https://www.instagram.com/buscandomiabridor/?hl=es y Facebook, https://www.facebook.com/buscandomiabridor y si quieres escucharme, siempre lo puedes hacer en Radio a Bordo https://radioabordoonline.wordpress.com/ 

Como siempre, un placer.

G & G

Publicado por Gretta y su Garbo

A partir de los 40, la vida cambia, ¡me río yo de la adolescencia!. Pero la experiencia es un grado, y lo que queremos es complicarnos poco (o al menos lo intentamos), un divorcio y probar algo nuevo, van de la mano. Tener o no tener pareja, no evita que la imaginación vuele y a veces nos dejemos llevar...

4 comentarios sobre “RÍETE, RÍETE…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: