CON LA COMIDA NO SE JUEGA

Siempre se ha dicho de las diferentes Apps para buscar pareja o polvo que son un escaparate, bien, hoy vamos a darle la vuelta a la tortilla y vamos a hacer una comparativa muy sabrosa de nosotros mismos. No, no vamos a hablar de los alimentos que nos suben la libido, que supuestamente nos ponen cachondos y que nos hacen ver todo de forma subida de tono, entre otras cosas, porque de éso ya hemos hablado.

Y muchos os preguntaréis, y ¿a santo de qué?, la culpa la tiene un titular “Las 5 ideas más originales para disfrutar del pepino en su Día Mundial” y claro, mi imaginación ha volado, y el calor también ha ayudado, ¿de verdad hay un día del pepino?.

Para empezar, hay alimentos que juegan con nuestra mente, por ejemplo, cuando escuchamos la palabra nabo o ver un plátano bien puesto, una escena en la que comparten espaguetis o el espagueti, porque algo tan grande y compartido es muy porno, si, llamadme mal pensada, pero sé que vosotros y vuestra mente…

Creo que cada persona es un plato a degustar, unos nos gustan más que otros, los hay pintones, sosos o muy salados, de ésos que nos hacen reír, los hay que no sabemos por dónde pillarlos, hay combinaciones imposibles. Y es que el mundo de las personas y la gastronomía van en el mismo tandem. Que levante la mano a quien lo le guste comer … (o que le coman).

Por ejemplo, cuando vemos a alguien comer un helado, no sólo pensamos en si es de stracciatella (uno de mis favoritos) o de moras, terminamos fijándonos en la forma en que se derrite mientras lo arrastra con la lengua , porque nuestra mente sucia y retorcida piensa, “uy, que bien lo come”, y si hasta ahora no ha sido así, lo siento, ya me has leído y nada será igual.

Sin duda Doña Imaginación siempre hace de las suyas. Por ejemplo, en escenas donde la gastronomía es una provocación, las fresas, ciertos olores que nos inundan al morder una pieza… siempre hay algo que nos recuerda un momento con alguien, o un olor que pasa fugazmente mientras paseamos. Esa tecla también puede resultar realmente puñetera al recordarnos lo que siempre quisisimos olvidar, pero al lado está la otra deseando conquistar nuevos olores y sensaciones.

Hay personas que son pura explosión de todo, de las que nos llenan de energía, de las que nos hacen disfrutar hasta lo nunca imaginado o probado hasta entonces. De las que son todo, un equilibrio de sabores y olores o esa explosión del placer. Sin duda el pack completo.

Y las que son sosas… no hablo sólo de la cama, para éso ya están las estrellitas, pero sí de los que no te dicen nada al verlos, ni siquiera te mueven un gusanillo con un beso, resultan pesados, como una tortilla prefabricada a modo adobe de barro. No hay forma de hincarle el diente.

Las hay como las ensaladas, de las que se quedan solas porque nunca se acaban y terminas jugando con el tenedor, haciendo tiempo para irte a casa y cocinar un solomillo al Pedro Ximenez.

Dependiendo del día somos más melosos o no, como el arroz, más cargantes, como una torrija de las consistentes, más cítricos con mucho humor negro, ése que no muchos entienden, más libianos como un buen tartar, con todo su sabor al fresco y elaboración cuidada.

Sin duda cada uno de nosotros somos un menú degustación, con unas necesidades que serán las que acompañen a nuestros platos, quizás por éso no sé vivir sin huevos y que los tengan.

Los hay provocadores y que nos agitan tanto que sacan ese lado que no siempre nos atrevemos a dejar visible y que es parte de nosotros. Unos le llaman el lado oscuro, yo prefiero llamarle tinta de calamar pero sin salir corriendo por ello. Sin duda las mejores personas son las que van de frente y disfrutan siendo ellas, dejándose llevar y por qué no, dejándose comer a modo delicatessen, porque no olvidemos que cada uno de nosotros somos un plato 5 estrellas.

Así que busca tu plato, tu postre o esa salsa que te anime, porque bien aderezado puede hacer que la degustación sea inolvidable, y quizás repitas, nunca se sabe. Hay platos Michelín que han casado como nadie y siguen disfrutando cada día de un buen menú degustación al gusto o al punto.

Si es que alimentarse bien es importante, comer y que te coman es todo un placer, siempre acompañado por un buen vino para antes o después.

Y es que la frase de que hay que comer sano, es sin duda la mejor combinación. Alimentos frescos, de los que invitan a repetir, sin sabores camuflados por el tema de la indigestión y mal cuerpo de después, de los que dejan buen sabor de boca y de cuerpo, y por supuesto de los que nos conquisten por la mirada, por el estómago y el emplatado sea impecable.

Hay que disfrutar de cada cata, aunque sea de la misma carne, ésa que no puedes ni quieres evitar seguir degustando, de la que engancha y nuestro paladar no olvida, y es que lo bueno no abunda.

Como siempre, un placer y en este caso, gastronómico, quizás ahora, muchos de vosotros no vea a las personas como un simple escaparate y sí como alguien a quien conocer para degustar su personalidad, para quizás, compartir un menú degustación.

Hasta el próximo miércoles, os espero en @radioabordo y en las redes sociales como siempre. Procuro contestar a cada uno de vosotros, gracias por vuestras confesiones y palabras de agradecimiento, ya sabéis que acepto temas e ideas para los miércoles.

G & G

Publicado por Gretta y su Garbo

A partir de los 40, la vida cambia, ¡me río yo de la adolescencia!. Pero la experiencia es un grado, y lo que queremos es complicarnos poco (o al menos lo intentamos), un divorcio y probar algo nuevo, van de la mano. Tener o no tener pareja, no evita que la imaginación vuele y a veces nos dejemos llevar...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: