RUIDOS Y VERSIONES

A lo largo del día no somos conscientes de la cantidad de ruidos que ignoramos y de los muchos que nos distraen o molestan. Desde el tic que tienen algunas personas al sentarse moviendo el pie, las coletillas al hablar, masticar chicle con la boca abierta y ya puestos, también estamos expuestos al ruido ambiental. Sí, todo son ruidos, pero también hay ruidos que nos hacen sentir incómodos o nos provocan la risa.

Yo me quedo con éstos últimos, porque reír da la vida aunque al principio tengamos más ganas de desaparecer que de soltar una carcajada y compartir el momento. Son muchas las personas que hemos pasado algún que otro apuro en momentos íntimos, y aquí no se libra ningún sexo, porque todos tenemos lo nuestro.

Ese momento de estar en pleno apogeo, donde el corazón se nos va a salir del pecho por la excitación, sintiendo cómo se clavan y ese momento de placer termina siendo como una manga pastelera pero de aire, ése que tiene que salír y siempre lo hace de forma NADA discreta y en el peor momento, y piensas, tierra trágame, porque te sientes como uno de esos globos de feria que puede salir volando en cualquier momento haciendo pedorretas. Estoy segura de que muchos de vosotros lo ha vivido, en versión globo o manga pastelera. Y es que son cosas que pasan, claro que si te pasa cuando alguien está entre tus piernas, seguro que el apuro es nivel dios. Así que nada mejor como poner en práctica la famosa frase de “hay que normalizar”, además, no es culpa de ella, es el otro que se ha venido tan arriba que parecía un hinchador de colchonetas.

Luego están los ruidos que intentamos disimular sin éxito, ay cuando nos suena la tripa y la Orquesta Sinfónica de San Francisco, cual si fuera un concierto de Metallica. Sí, esos momentos calientes donde se supone que se escucha la respiración y la excitación y aparecen ellas sumándose a la fiesta.

Como dice el Maestro, demasiado ruido, así que lo mejor que podemos hacer es tomarlo con humor, ignorar o reirse de ello.

Luego están aquellos que son desagradables, esos gases que se resisten a estar dentro, están los discretos y los que se hacen notar aunque pasen de puntillas. Y aquí si voy a ser tajante, donde hay confianza da asco. Éso es de cada uno y nadie debe por qué saberlo. A ver si se disimula mejor, porque es verdad que los hombre son más propensos a ciertos escapes o al menos menos cuidadosos, pero para ambos, recordad, son vuestros.

Ojo, que también hay que mencionar que ciertos ruidos ponen, excitan y provocan, no todo va a ser desagradable. Porque seamos sinceros, cuando estamos bajando, despacito, con ganas y notas que ese cuerpo que te siente se estremece, mueve de placer y el o ella gime, como que coges todo con más ganas, ¿o no?. Ganas, a todo ganas, siempre lo he dicho, casi, casi como las que tenemos todos de vacaciones, y yo la primera.

Y luego están las personas que pasan haciendo mucho ruido en nuestras vidas y les dejamos que se vayan con el ruido a otra parte o las que son silenciosas y por dentro suenan de todo porque han dado con la tecla, ésa de la coincidencia y que te invita a seguir con la música.

Estoy convencida de que este verano va a ser diferente, que vamos a disfrutar como nunca y que marcará un antes y un después para reaprender a saber disfrutar aún más de todo. A reirnos con la otra persona cuando estemos a punto de salir disparadas por el aire que nos han metido, A veces entra más de lo que pensamos… a saber disimular cuando el otro hace algún ruidito al levantarse de la cama, o bien tosiendo, o haciéndonos los dormidos mientras aguantamos el … alaaaaa, córtate un poquito…

Dejarnos de tonterías y hacer lo que nos apetece en cada momento si surge, aunque éso no esté planificado y haga mucho ruido en nuestra cabeza por si no hemos hecho bien. Date un gustazo si te lo pide el cuerpo, mejor hacer que no vivir con el y si… Si nunca has sentido el mar en todo tu cuerpo, hazlo, no hay nada como estar desnudo para sentir absolutamente todo.

Si te da vergüenza desnudarte, empieza por tu mente, el resto será mucho más divertido, y si te da apuro, que vaya tu amiga o amigo, seguro que está igual y la situación será inolvidable al recordar aquella vez. Os aseguro que las risas están aseguradas con el paso del tiempo o a los 10 minutos de ponerse en bolas. Si te gusta alguien, díselo, es verano, quizás sea una noche o muchas, pero no pienses mucho más de un día, a veces la vida sorprende, y las personas mucho más.

No te quedes pensando es qué habrá sido de… o lo que te gustaría hacer. Tenemos todos los medios para hacer algo bonito, nunca se sabe dónde habrá ruidos y si ésos serán de los que nos gustan. Así que este verano sé más tú que nunca.

Hoy es una de esas noches que no corre el aire aunque soples, y ésto me recuerda a otro ruido, el ventosa, sí, cuando estás en ese momento sudoroso, jadeando y las pieles se juntan tanto que al separarse hacen ese ruido, avisando de que deberían juntarse de nuevo y continuar. La vida y sus ruidos, el sexo y sus versiones, ésas que si son originales suenan mucho mejor.

Espero que este verano tengáis mucho ruido del bueno en vuestros días y noches, que sudéis y no por el tiempo, que dejéis esos tabúes y os dejéis llevar, porque nunca se sabe.

De momento os informo que mis vacaciones comienzan desde hoy y nos leeremos a la vuelta, me voy sin meter mucho ruido, pero espero volver en septiembre haciendo mucho, porque es la intención y con sorpresa.

Seguiré publicando cada semana entradas anteriores y que muchos no habéis leído porque quiero que sigamos compartiendo momentos y confidencias, públicamente o privadas. Las historias reales son con las que nos sentimos identificados.

Sólo puedo dar las gracias y espero sorprenderos en septiembre. Y recordad, lo primero que hay que desnudar es la mente para hacer ruido, mucho ruido con quien nos gusta de verdad.

Nos vemos a la vuelta.

G & G

Publicado por Gretta y su Garbo

A partir de los 40, la vida cambia, ¡me río yo de la adolescencia!. Pero la experiencia es un grado, y lo que queremos es complicarnos poco (o al menos lo intentamos), un divorcio y probar algo nuevo, van de la mano. Tener o no tener pareja, no evita que la imaginación vuele y a veces nos dejemos llevar...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: