MOMENTOS ÚNICOS

Hoy voy a hacer algo diferente o escribir en base a lo que uno de vosotros me ha marcado, del resto me ocuparé yo… Me han dado el título y 4 palabras o conjunto de ellas, las cuales marcaré en negrita, así que toca contar una historia mencionándolas, vamos a ver si la inspiración es más rápida que Morfeo.

Sin duda todos tenemos momentos disfrutados en nuestra vida, todo depende del estado de ánimo en el que nos encontremos, muchas veces disfrutamos observando hasta cómo da vueltas la lavadora o manchando de sudor la ropa que está dentro. Y además es que hay momentos que están escondidos en nuestra memoria y de repente aparecen porque un olor, un gesto, una mirada los han despertado y volvemos a vivirlos, casi con la misma intensidad.

A veces pienso que cuando alguien te marca, para bien o para no tan bien, inconscientemente esa lección sigue ahí para recordarnos algo en algún momento, un ten cuidado, no seas tan confiado, espera un poco más a ver qué pasa, un no se lo cuentes aún… se llaman alarmas, yo debo tener todas, porque enseguida algo habla desde mi interior sin saber por qué pero lo escucho y suelo hacer caso, no sé si porque vamos cumpliendo años y ya estamos de vuelta de muchas cosas, no todas, o porque todos tenemos ese momento de protección 50.

Pero no olvidemos la importancia de las locuras, ésas que nos hacen sentir vivos, que nos invitan a sonreír mientras pensamos si seremos o no capaces de dar el paso, y sí, aquí muchas veces hacemos caso omiso a ese yo interno, porque nos pueden las ganas de lanzarnos a esos labios, de vestirnos menos discretos o discretas, donde no retiramos la mirada a quien nos mira y a veces nos gusta, donde aceptamos la invitación a un vino, incluso si es otro día, y éso hace que en ese periodo de tiempo nuestro cuerpo esté inundado de miedos, ganas, vergüenza, pudor y todo lo contrario, porque el cuerpo nos pide ese HAZLO.

Somos conscientes de que muchos momentos serán imposibles de repetir, porque también somos conscientes que a veces nos dejamos llevar con alguien que no volveremos a ver, por mucho que nos cante al oído, algo dentro nos dice, que no. Y no pasa nada, hay que aprender a vivir y disfrutar ese momento.

Siempre he pensado que pensamos demasiado cuando las cosas no han sucedido, que muchas personas se creen aquello que les gustaría que sucediera y os aseguro que la leche es de frente, de ésas que dejan marcas. De las que te dejan pensando y bajando tu autoestima, cuando sabes que es algo que ya intuías, incluso cuando nos acostamos con alguien debemos escucharnos por dentro, muchas cosas que nos pasan ya las sabíamos de antemano, y no pasa nada, ¿has disfrutado?, quédate con éso.

Además, disfrutar en la cama y hacer lo que uno quiere y con quien quiere en ese momento, entra en «HAZLO», y si todo se queda ahí, tampoco es malo, a veces nos libramos de quién no merece ser parte de nuestra vida, simplemente se queda en el pasado, y os aseguro que muchas veces es un auténtico alivio, anda que no hay locuras que nos esperan. Y hay muchas que son inconfesables, de ésas de «que nos quiten lo bailao»

Todos tenemos momentos más tranquilos en nuestra vida, es como si necesitáramos ese tiempo para mimarnos, ordenar nuestra mente y estar en esa linea de tranquilidad que tan bien nos viene, hasta que el cuerpo nos pide de nuevo acción y nos activamos como los volcanes. No es como un calentón, pero sí un despertar, un me apetece liarla un poco y sentirme viv@. Es como tener delante ese postre que te gusta tanto y al que no puedes resistirte tras la dieta.

Podríamos decir que el Diablo vuelve a llamar a nuestra puerta y no podemos evitar pecar porque nos gusta. Necesitamos sentir, sentir calor, sentir que gustamos, sentir que estamos vivos, sentir sus besos, sus caricias o las nuestras, despertar de nuevo tras ese periodo de calma tan necesario a veces.

Así que os invito a despertar o a dormir vuestro cuerpo, a escucharle más y a saltaros las normas de vez en cuando, al fin y al cabo de éso se trata, encontrar un equilibrio entre calma y calor.

Ya me contaréis en qué etapa os encontráis.

Hasta la próxima, y como siempre, un placer escribir y sobre todo leeros.

G & G

Publicado por Gretta y su Garbo

A partir de los 40, la vida cambia, ¡me río yo de la adolescencia!. Pero la experiencia es un grado, y lo que queremos es complicarnos poco (o al menos lo intentamos), un divorcio y probar algo nuevo, van de la mano. Tener o no tener pareja, no evita que la imaginación vuele y a veces nos dejemos llevar...

3 comentarios sobre “MOMENTOS ÚNICOS

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: