A tomar por…

Hay que ver la cantidad de nombres que puede llegar a tener un culo, vamos a mencionar algunos, pandero, pompis, trasero, cachetes, nalgas, posaderas, glúteos… Quiero romper una lanza por los que resaltan su culo, aunque tengan que probarse más de 50 pantalones hasta dar con «el pantalón», sí, ése que nos vuelve locas ySigue leyendo «A tomar por…»

¿Cuni qué?

Y yo que pensaba que ya disfrutaba estando casada… ay, ¡ilusa de mí! es cuando termina el matrimonio cuando se abren nuevos horizontes y descubres palabras que te hacen abrir otras cosas, (también la mente, claro). Es curioso, porque lo que antes te hacía morir de vergüenza, ahora es de placer. Venga, no me digáisSigue leyendo «¿Cuni qué?»